Publican novela que Vladimir Nabokov quiso quemar

Imprimir

Publican novela que Vladimir Nabokov quiso quemarVladimir Nabokov. "¡Quema la novela!". Fue la última voluntad del bronquítico Vladimir Nabokov en su lecho de muerte en Montreux, Suiza, en 1977. Su mujer, Vera, decidió pensárselo mejor y guardó el original en la caja fuerte de un banco suizo. Allí estuvo durante tres décadas, hasta que su hijo Dimitri decidió que ha llegado el momento de consolar a los devotos nabokovianos con un regalo póstumo.

"Soy un hijo leal y he meditado seriamente esta decisión durante mucho tiempo", admite Dimitri. "Mi padre se me ha aparecido y me ha dicho con un toque de ironía: Sigues atascado en ese viejo asunto... ¡Adelante! Publícalo".

Así, ahora ve la luz El original de Laura, la novela inacabada de Nabokov, contenida en 138 fichas escritas a lápiz, a veces casi indescifrables. "Es la destilación más concentrada de la creatividad de mi padre", se justifica en declaraciones a The Guardian Dimitri Nabokov, hoy de 75 años.

La revista Playboy, que ya se adelantó  con Ada o el ardor (1969), ha querido homenajear a Nabokov publicando un primer extracto de cinco mil palabras. El original de Laura llega, entre tanto, a las librerías norteamericanas el 17 de noviembre en una edición muy especial, con 76 páginas mecanografiadas, con las fichas recortables y escritas a mano del maestro, por aquello de darle grosor y un valor añadido para los coleccionistas.

Los puristas han puesto, sin embargo, el grito en el cielo y acusan a los herederos de profanar el espíritu del genio. "Nabokov quería quemarla, así que quemémosla", declara a The Times el escritor y crítico Edmund White. Para Ron Ronsenbaum, sin embargo, se trata de un hito histórico que servirá para redescubrir al "mayor escritor del siglo XX".

Ahora, está por verse si El original de Laura ocupará con el tiempo un lugar comparable al de El proceso o El castillo, de Kafka, otros dos textos salvados de la quema y contra la voluntad del autor. Mucho se ha escrito durante estos 30 años del último manuscrito del autor de Lolita y Pálido fuego. (El Mundo)