Estados Unidos vive la ola de calor más intensa en muchos años

Imprimir

Desde hace varias jornadas el suroeste de los Estados Unidos y concretamente los estados de Arizona, Nevada y California están viviendo una de las olas de calor más intensas que se recuerdan en los últimos años. Tal es su magnitud que los meteorólogos locales están anunciando que este tipo de eventos tan sólo se repiten estadísticamente una vez cada 30 años.

 

Y es que no es para menos, ya que Phoenix, capital del estado de Arizona y con una población de unos dos millones de habitantes, registró a inicios de julio una temperatura máxima de 48 grados y se espera que este valor se acerque a los 50 grados. Además, las temperaturas mínimas están siendo muy agobiantes, y de madrugada el termómetro difícilmente está bajando de los 35 grados. No cabe duda, que con estas condiciones es imposible conciliar el sueño si no es con la ayuda del aire acondicionado.

Más espectacular aún es lo sucedido en Las Vegas, ya que con una altitud superior a los 600 metros registró un valor de 46 grados. Se podría batir el récord histórico de temperatura máxima para esta ciudad que está situado en 48 grados.

Temperaturas, cerca de batir el record

El 10 de julio de 1913, la temperatura llegaba hasta los 56,7ºC en la estación situada en el parque nacional de Death Valley, estado de California. 100 años después esta temperatura sigue siendo considerada como el valor máximo medido nunca en la tierra, pero durante esta ola de calor que está afectando al suroeste de los Estados Unidos, los registros se quedarán muy cerca de alcanzar estas marcas.

Durante los primeros días de julio la temperatura alcanzó los 53ºC en esta misma estación de Death Valley y las previsiones indican que existe la posibilidad de que se alcancen los 55 grados.

Por lo tanto, a priori no se batirá el récord mundial de temperatura máxima, aunque habrá que estar muy atentos a estos valores, ya que muy probablemente se situarán entre los más altos registrados nunca desde que medimos las temperaturas en la tierra. (Escribe: Enrique Hernanz – Fuente: abc.es).