Trabajo

Cuando los campesinos pasan hambre

Imprimir E-mail

La comida es un narrador poderoso. Nuestra dieta indica si cocinamos en casa, si compramos localmente, si preferimos platos económicos o inclusive si pensamos en lo que ingerimos. Pero la parte vinculada al consumo es solo una de las muchas líneas argumentales de la comida. Los alimentos también tienen trasfondos, y ninguno más desagradable que este: los trabajadores agrícolas —la gente que hace posible la cena— también son los más proclives a irse a dormir con hambre.

Todos los días, unos 1.100 millones de personas —un tercio de la fuerza laboral global— va a trabajar a las granjas del mundo. Y, todas las noches, muchas de ellas regresan a casa —después de sufrir innumerables violaciones a sus derechos humanos— sin el dinero suficiente como para comer y alimentar a sus familias.

El trabajo agrícola es una de las únicas profesiones en las cuales las protecciones legales nacionales suelen ignorarse. Los estándares de salario mínimo aprobados por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), y adoptados por muchas industrias en todo el mundo, siguen sin implementarse en este sector, o no se aplican a los empleados informales. Pero, como la mano de obra migrante conforma el grueso de la fuerza laboral agrícola, esta brecha en la cobertura se ha vuelto un cañón.

En las zonas rurales de los países en desarrollo, el 80% de los trabajadores agrícolas ganan menos de 1,25 dólares por día, lo que los sumerge en la pobreza. Por otra parte, los esquemas de pago a destajo obligan a los trabajadores a pasar horas en temperaturas extremas para cumplir con las cuotas exigentes.

Lo peor de todo es que quienes trabajan en granjas poco éticas lo hacen corriendo un alto riesgo. Según la OIT, las maquinarias peligrosas, las prolongadas horas de trabajo y la exposición a pesticidas tóxicos hacen que el trabajo agrícola sea uno de los empleos más mortales del mundo; más de 170.000 personas mueren cada año en granjas inseguras, el doble de la tasa de mortalidad de cualquier otra industria.

Sin embargo, el trabajo agrícola normalmente está excluido de las reglas de salud y seguridad ocupacional en la mayoría de los países. Inclusive en Estados Unidos, no existe ninguna ley federal que obligue a los empleadores a darles a los jornaleros descansos para beber agua y protegerse del sol, aunque los golpes de calor siguen siendo una de las principales causas de muerte en el trabajo en Estados Unidos.

El fallecimiento de Fabián Tomasi, un agricultor argentino y crítico de la industria agroquímica en su país, fue un recordatorio de los peligros de la agricultura industrializada. Mientras que compañías como Monsanto sostienen que los pesticidas son necesarios para garantizar la seguridad de los alimentos, las consecuencias de la exposición química que sufren trabajadores como Tomasi —cuyo cuerpo estaba retorcido y mutilado después de años de manejar productos químicos sin protección— revelan el costo humano de su utilización. Inclusive en países desarrollados, el envenenamiento agudo con pesticidas afecta a 1 de cada 5.000 trabajadores agrícolas, y una infinidad de empleados están expuestos a toxinas a diario.

Desafortunadamente, pocos campesinos están en condiciones de abogar por sus derechos. Los trabajadores temporales y rurales carecen de acceso a una negociación colectiva y los migrantes indocumentados evitan los sindicatos por miedo a que sus empleadores tomen represalias y llamen a las autoridades de inmigración. Es más, beneficios básicos como la seguridad social, la atención médica y la compensación de los trabajadores normalmente no existen. Exenta de gran parte de la regulación laboral, esta es una industria que puede permitirse poner el ahorro de costos y las ganancias por sobre el bienestar de los empleados.

Es hora de que dejemos de hincar pasivamente el tenedor en lo que aterriza en nuestros platos y utilicemos nuestro poder adquisitivo para negarnos a pagar el precio más barato por la comida. Responsabilizar a la gente por el maltrato de los trabajadores agrícolas será difícil, pero no imposible. Podemos empezar por reclamarles a los gobiernos que dediquen más tiempo a proteger a los agricultores que a investigar su condición inmigratoria.

Por supuesto, para que esto resulte posible, necesitamos más información sobre el origen de nuestros alimentos. Hoy en día, tendemos a confiar en lo que nos dicen las etiquetas informativas y las certificaciones. Pero la historia que cuentan es fragmentada, incompleta y, a veces, hasta engañosa. Necesitamos tomar medidas adicionales para conocer toda la historia. Esto implica ir más allá de las etiquetas voluntarias que declaran que el alimento se produce de manera justa y humana para exigir etiquetas obligatorias que expongan el incumplimiento de esas normas.

Unos 821 millones de personas están subalimentadas en el mundo, una cifra que sigue aumentando. Es una tragedia; en ninguna parte se deberían violar los derechos de nadie, incluido el derecho a la alimentación. Sin embargo, eso es exactamente lo que muchos trabajadores agrícolas y de las cadenas alimentarias soportan todos los días.

Pelear por sus derechos siempre ha sido difícil, pero si no abandonamos la batalla, la historia del sistema alimentario global puede perder parte de su sabor amargo.

Hilal Elver y Melissa Shapiro El País (España).

 

Cambio climático fuerza a migrar a campesinos centroamericanos

Imprimir E-mail

Mientras ordeña su vaca, el salvadoreño Gilberto Gómez lamenta que las malas cosechas, por exceso de lluvia o de sequía, prácticamente forzaron a sus tres hijos a abandonar el país y emprender el riesgoso viaje, como indocumentados, a Estados Unidos.

Gómez, de 67 años, vive en La Colmena, en el municipio de Candelaria de la Frontera, en el occidental departamento de Santa Ana.

El pequeño caserío está ubicado en el llamado Corredor Seco de Centroamérica, una vasta área que atraviesa buena parte del istmo, pero sobre todo golpea con su clima extremo las cosechas en Guatemala, Honduras y El Salvador.

“Eso los fue decepcionando, al ver que casi cada año perdíamos buena parte de las cosechas, y decidieron que tenían que irse”, comentó Gómez a IPS, mientras desamarraba las patas traseras de la vaca, al terminar su ordeño.

Narró que su hijo mayor, Santos Giovanni, por ejemplo, trabajaba sembrando también maíz y frijoles, en una parcela de la misma extensión que la suya, “pero a veces no sacaba nada, ya sea porque llovía mucho, o a veces por una sequía que no dejaba prosperar los cultivos”.

El año en que sus hijos partieron, en 2015, Santos Giovanni perdió dos tercios de la cosecha por una sequía en un periodo inusual.

“Así no se puede”, lamentó, Gómez, que ha visto como en La Colmena parte de la quincena de familias del caserío ha quedado diezmada por la migración por problemas parecidos a los de su hijo.

El Corredor Seco, en particular en esas tres naciones, ha experimentado las sequias más graves de estos últimos 10 años, dejando a más de 3,5 millones de personas necesitando asistencia humanitaria, advertía ya en 2016 un informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO).

Ahora la hija de Gómez, Ana Elsa, de 28 años; sus dos hijos, Santos Giovanni, de 31 años, y Luis Armando, de 17, todos de apellido Gómez, viven en la ciudad estadounidense de Los Ángeles.

“A veces nos llaman, y nos dicen que están bien, tienen empleo”, sostuvo.

El caso de la familia Gómez ejemplifica el fenómeno de la migración y su vínculo con el cambio climático y su impacto en las cosechas, y con ello, en la inseguridad alimentaria en las familias campesinas centroamericanas.

La Colmena, que carece de servicio de agua por cañería y luz eléctrica, se benefició hace algunos años con un proyecto para colectar agua lluvia, que los pobladores filtran para beberla, así como de reservorios para abrevar el ganado.

Sin embargo, sus cultivos aún se encuentran vulnerables ante la embestida del clima, con lluvias prolongadas y sequías, cada vez más imprevisibles e intensas.

Además de la violencia y la situación económica, el cambio climático es la tercera causa que está generando el éxodo de centroamericanos, sobre todo de Guatemala, Honduras y El Salvador, según el nuevo Atlas de Migración en el Norte de Centroamérica.

El informe, difundido el 12 de diciembre y elaborado por la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (Cepal) y la FAO, subraya que la mayoría de los migrantes de esos tres países provienen de áreas rurales.

Entre 2000 y 2012, agrega, hubo un aumento sustancial, de casi 59 por ciento, en el número de personas que emigran de esos tres países, que conforman el llamado Triángulo del Norte. Dentro de este,  77 por ciento de las personas que viven en el campo en Guatemala son pobres, y 82 por ciento en Honduras.

En los últimos meses, oleadas de ciudadanos de Honduras y El Salvador han emprendido el viaje a pie hacia los Estados Unidos, con la convicción de que el trayecto sería un poco más seguro al viajar juntos.

Viajar como migrante indocumentado hacia esa nación del norte implica una serie de riesgos, ya sea por el peligro de caer víctima de bandas criminales, sobre todo al cruzar México, o de morir en la ruta debido a las largas y extenuantes caminatas por desiertos.

Otro informe publicado por la FAO este mes, Mesoamérica en tránsito,  establece que de los cerca de 30 millones de migrantes internacionales latinoamericanos, unos cuatro millones provienen del Triángulo del Norte y otros 11 millones más de México, al que suman al estudio.

El estudio agrega que entre los principales factores que relacionados con la migración en El Salvador se encuentran la pobreza en los departamentos de Ahuachapán, Cabañas, San Vicente y Sonsonate; la vulnerabilidad ambiental en Chalatenango, Cuscatlán, La Libertad y San Salvador; y los problemas de violencia en La Paz, Morazán y San Salvador.

Mientras la migración hondureña está fuertemente relacionada con la falta de oportunidades, pobreza y violencia en el noroeste del país y con la vulnerabilidad ambiental en la zona centro-sur.

Sobre Guatemala, el reporte indica que aunque en este país se observa una relación menos fuerte del comportamiento migratorio en función de las características territoriales, la tasa de expulsión aumenta en los municipios donde el porcentaje de población sin educación secundaria es mayor.

En México, la migración está relacionada con la pobreza en la zona sur y con la violencia en el occidente, noroeste y noreste; mientras que los problemas de vulnerabilidad ambiental parecen ser transversales.

“El informe muestra de forma contundente una mirada comprensiva del fenómeno, la decisión de migar es del individuo, pero es condicionada por el entorno”, dijo Luiz Carlos Beduschi, oficial de Desarrollo Rural de la FAO, en conversación con IPS desde Santiago de Chile, la sede regional del organismo.

Añadió que comprender lo que sucede en el campo es fundamental para entender la dinámica migratoria como un todo.

El estudio, publicado el 18 de diciembre, hace un “análisis multicausal, la decisión de quedarse o migrar está condicionada por conjunto de factores, entre ellos el climático, especialmente en el Corredor Seco de Centroamérica”, acotó Beduschi.

Para el especialista de la FAO, hay que promover políticas que ofrezcan a los productores rurales “mejores oportunidades para ellos y sus familias en sus lugares de origen”.

Se trata, detalló, “de garantizar que tengan las condiciones necesarias para decidir libremente si permanecen en casa o si migran a otro lugar”, sin que la pobreza, la violencia, el cambio climático y la falta de oportunidades mantengan a los territorios rurales como “expulsores” de su población.

En el caso de El Salvador, si bien hay conciencia a nivel gubernamental sobre los impactos del cambio climático en las cosechas y en el riesgo que implica para la seguridad alimentaria, poco se ha hecho para impulsar políticas públicas para enfrentar el fenómeno, dijo a IPS el activista Luis González.

“Hay planes nacionales y estrategias para enfrentar el cambio climático, para abordar el tema hídrico, entre otros, pero el problema es la implementación: se ve bonito en papel, pero poco se hace, mucho de esto es por falta de recursos”, añadió el integrante de la Mesa por la Soberanía Alimentaria, un conglomerado de organizaciones sociales que luchan por ese objetivo.

Mientras, en La Colmena, el campesino Gómez le ha dado ya la leche recién ordeñada a su esposa, Teodora Gómez, con la cual prepararán un poco de queso.

Están contentos de que tienen esa vaca lechera, comprada con el dinero que envió su hija desde Los Ángeles, y esperanzados a que el clima no eche a perder las cosechas venideras.

“Con ese queso ya tenemos para una comidita”, recalcó.

Por Edgardo Ayala/www.ipsnoticias.net

 

Pacto dignifica y da derechos a migrantes latinoamericanos

Imprimir E-mail

El pacto mundial de Marrakech brinda dignidad y derechos a los migrantes en toda situación y contexto, subrayaron representantes de organizaciones de América Latina y el Caribe, donde unos 30 millones viven fuera de sus países, forzados por razones económicas, sociales, de seguridad, políticas y ahora también climáticas.

Expertos y migrantes de la región lamentaron que algunos países se marginen de este esfuerzo multilateral y de colaboración para resolver un problema global rompiendo con un Pacto que “establece un piso mínimo para dialogar”, como indicó a IPS el peruano Rodolfo Noriega, dirigente de la Coordinadora Nacional de Inmigrantes en Chile que integran 72 organizaciones.

El Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular fue aprobado en una conferencia intergubernamental en la ciudad marroquí el 10 y el 11 de este mes, por 164 países, que este miércoles 19 lo refrendaron en una votación en la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Nueva York.

Los gobiernos derechistas de Chile y Republica Dominicana se abstuvieron de votar el acuerdo, por considerar que no resguarda los intereses de sus países. Este país sudamericano es actualmente polo de atracción de migrantes de los países vecinos, y en la nación caribeña domina la afluencia de personas desde Haití, con el que comparte la isla La Hispaniola.

El acuerdo, que no es vinculante, tiene 23 objetivos y apunta a “minimizar los factores estructurales” que obligan al éxodo masivo incluyendo medidas contra la trata de personas, la separación de familias de migrantes e instando a la cooperación internacional, en un primer paso para establecer un enfoque común en un mundo en que una de cada 30 personas es migrante.

Juan Pablo Ramacciotti, director de Incidencia del chileno y católico Servicio Jesuita a Migrantes, destacó a IPS que el acuerdo, “reconoce a los migrantes como personas que tienen dignidad y derechos en toda situación y en todo contexto”.

El especialista en migración latinoamericana recordó que actualmente en esta región de 657 millones de habitantes,  los puntos de mayor necesidad y crisis de migrantes en la región están en el triángulo norte de América Central y en Venezuela.

En el primer caso, se trata del paso de migrantes procedentes de Guatemala, Honduras y El Salvador hacia México con destino final a Estados Unidos, y en el segundo de los miles de venezolanos que huyen de un país en colapso y modifican la situación de otros países sudamericanos.

”Hoy día se ha relevado ante la opinión pública la caravana de migrantes de 7.000 personas (vía México), pero es una situación que se repite constantemente. Hay caravanas quizás no tan masivas, pero que permanentemente buscan llegar a Estados Unidos. Es una situación grave, un tema crítico, donde hay mucha vulneración de derechos, mucha discriminación y violación de derechos”, dijo Ramacciotti.

Agregó que el segundo problema deriva de la crisis económica y política de Venezuela “porque están saliendo muchas personas desde ese país significando un desafío humanitario y también por la incorporación de todos los venezolanos que llegan a distintos países, sobre todo de Sudamérica”.

El fenómeno de los migrantes alcanza a unos 258 millones de personas en el mundo y a  unos 30 millones de latinoamericanos y caribeños y “posee una diversidad de expresiones que han situado el tema en la agenda global”, recordó Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

El fenómeno de los migrantes alcanza a unos 258 millones de personas en el mundo y a  unos 30 millones de latinoamericanos y caribeños y “posee una diversidad de expresiones que han situado el tema en la agenda global”, recordó Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Esta organización de la ONU fue la responsable de coordinar la posición latinoamericana durante los debates previos al Pacto. En su sede en Santiago, se celebró en agosto de 2017 la que fue la primera reunión regional del mundo para fijar una posición común, que concluyó con la demanda, entre otras cosas, de que el acuerdo ratificase el derecho humano a la libre circulación de las personas.

En esta región se incrementó la migración principalmente con el éxodo desde América Central hacia Estados Unidos. Hacia el 2015, 89 por ciento de los emigrantes salvadoreños, 87 por ciento de los guatemaltecos y un 82 por ciento de los hondureños residían en Estados Unidos.

Bárcena ha indicado que el pacto “es una respuesta de la comunidad internacional frente a los desafíos y oportunidades que plantea la migración en una agenda global. Se trata de un instrumento histórico que constituye un ejemplo de renovado interés multilateral”.

A juicio de la alta funcionaria de la ONU, la complejidad de la migración en la región “ha ido en aumento, como lo revelan los movimientos en Centroamérica y las insuficientes respuestas frente a los llamados flujos mixtos, incluyendo niñas y niños migrantes no acompañados; la emigración desde Venezuela y las nuevas realidades que enfrentan los países receptores; la emigración desde Haití y las discriminaciones que sufren sus emigrantes”.

“Y como corolario, el cuadro de contrastantes realidades expresadas en el sinfín de adversidades que enfrentan muchas personas migrantes en sus travesías”, subrayó Bárcena.

Ramacciotti recordó que las migraciones se producen por situaciones de crisis humanitaria, crisis política, de  extrema pobreza y de guerra y por ello es muy importante  “que nos hagamos cargo de manera conjunta de un problema y un desafío que es de todos”.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), cuya sede regional también está en Santiago, sumó otros dos ingredientes como expulsores de la población en países  latinoamericanos: el cambio climático y la falta de oportunidades en el campo.

En América Central, por ejemplo, “La masiva migración irregular que hemos visto en los últimos meses es una consecuencia directa de la inseguridad alimentaria, las crisis climáticas, la erosión del tejido social y la falta de oportunidades económicas en las aldeas y territorios rurales de estos países”, explicó este mismo mes Kostas Stamoulis, subdirector genral del Departamento de Desarrollo Económico y Social de la FAO.

Por toda la complejidad del fenómeno, “que la migración sea un tema  que cada país ve según sus propios criterios, de la frontera hacia adentro, no es un camino que permita abordar el fenómeno con visión de futuro ni haciéndonos cargo que es algo que tiene que ver con países de origen, de tránsito y de destino”, subrayó Ramacciotti.

Para el especialista, hoy es necesario  “optar por un pacto en que nos ponemos de acuerdo sobre grandes temas y que nos ayude a avanzar de manera conjunta es una muy buena noticia para todos”.

Noriega, por su parte, criticó el carácter no vinculante del pacto y que, además, “se sobrevalore la potestad y autoridad del Estado sin dar una garantía más explícita  y plena al derecho a migrar”.

El pacto significa “tener un piso mínimo de dialogo” admitió, pero criticó que se reafirme “la potestad del Estado de decidir quién entra y quién no a sus países y decidir cuál es el tratamiento para inmigrantes irregulares o regulares”.

Agregó que “un aspecto bastante positivo es que reafirma principios que ya el derecho internacional ha venido dando como, por ejemplo, recurrir en última instancia  y  de manera excepcional a la medida de expulsión”.

Sobre las amenazas mayores hacia los migrantes, Ramacciotti dijo que dependen del contexto y de la zona  que uno observe.

”Hay lugares en donde lo  que más le urge al migrante es no perder la vida, o que no lo persigan o que no lo puedan secuestrar en el contexto de una red de tráfico o de trata. También hay otros contextos en que la problemática tiene que ver con la discriminación, el acceso a oportunidades, el acceso a derechos, la valoración como persona y que no se le mire como una cifra”, explicó.

http://www.ipsnoticias.net/Orlando Milesi

 

Preocupación por llegada de inmigrantes no es acorde a cifra real, según OIT

Imprimir E-mail

GINEBRA.- La creciente preocupación social en muchos países occidentales ante la llegada de inmigrantes no se corresponde con las verdaderas cifras de afluencia de extranjeros, subrayó una responsable de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) al presentar el informe anual sobre trabajadores migrantes.

"No niego que haya tensiones relacionadas con el mayor influjo de migrantes, pero hay una clara brecha entre hechos y percepciones", señaló la directora del departamento de Condiciones de Trabajo e Igualdad de la OIT, Manuela Tomei, al presentar en Ginebra el informe sobre la situación de este colectivo en el mundo.

El documento destaca un crecimiento moderado del nueve por ciento en el número de trabajadores migrantes en el mundo (de los 150 millones de 2013 a 164 millones en 2018).

"Los prejuicios juegan un importante rol en la creciente hostilidad hacia los migrantes, con países en Europa y otras regiones donde existe la percepción de que están 'invadiendo' el continente", subrayó Tomei.

La socióloga italiana añadió que a ello contribuyen hechos como la frecuente alusión en los medios a una "crisis de migrantes", que hacen pensar en la llegada de oleadas de trabajadores de otros países, lo que crea "inseguridad y ansiedad" en las comunidades que los reciben.

Frente a ello, las cifras del informe anual dibujan un panorama más sosegado en el que se señala que los trabajadores migrantes constituyen un 18,5 por ciento de la fuerza de trabajo en los países de ingresos altos.

Tomei también recalcó que se advierte "un cada vez más alto nivel de formación" en los migrantes, no sólo los más especializados (cuya integración en los países de acogida suele ser más sencilla) sino también entre los que se dirigen a sectores menos sofisticados del mercado laboral.

Construcción, servicio doméstico o sanitario (sector éste en el que se registra un destacado crecimiento de los trabajadores migrantes) continúan siendo destinos habituales para estos colectivos, añadió la experta.

Por regiones, un 23 por ciento de los trabajadores migrantes se concentran en Norteamérica, un 23,9 por ciento en Europa Occidental, y un 13,9 por ciento en los países árabes, la región donde suponen un porcentaje mayor de la fuerza de trabajo (hasta el 41 por ciento del total , según revela el informe).

Tomei explicó esta fuerte presencia en los países árabes por el "gran dinamismo económico" de esa región, sobre todo en el sector de la construcción, con proyectos como el Mundial de Fútbol de Catar 2022 o la Exposición Universal de Dubai en 2020.

El documento de la OIT muestra un predominio de los hombres respecto a las mujeres en el colectivo de trabajadores migrantes (96 millones frente a 68 millones) y también un crecimiento en términos relativos (los primeros representaban el 56 por ciento en 2013 y ahora el 58 por ciento).

Las mujeres migrantes tienen un menor acceso a oportunidades de empleo en los países de destino debido a "la discriminación que con frecuencia deben enfrentar a causa del género y la nacionalidad", señaló Tomei.

EFE

 

OIT: Salarios en América Latina subieron 0,7 % en 2017

Imprimir E-mail

Los salarios en América Latina aumentaron de forma marginal el año pasado, un 0,7 %, según el informe sobre la evolución de los salarios en el mundo presentado en Ginebra por la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Sobre las principales economías de la región, la organización desveló que Brasil registró un aumento de los salarios reales del 2,3 %, mientras en México sufrieron un declive del 2 %.

Panamá fue el país donde se registró el mayor ajuste positivo de los salarios, con un incremento anual de 6,1 %; seguido de Nicaragua, donde fue del 4,6 %.

En el otro extremo aparecen Honduras y Guatemala, con caídas de salarios del 5,4 % y del 5,2 %, respectivamente.

En la última década, el incremento anual medio de salarios en América Latina ha sido del 0,9 %, según las estimaciones de la OIT.

A nivel mundial, el informe revela que el crecimiento de los salarios fue el año pasado el más bajo desde 2008 y muy inferior a los niveles previos a la crisis económica que estalló hace una década.

Según las estadísticas procedentes de 134 países, los analistas de la OIT determinaron que el crecimiento real del salario fue de 1,8 % en 2017, frente a un 2,4 % en 2016.

La brecha por género hace que las mujeres sigan percibiendo un salario 20 % inferior al de los hombres, aunque se pueden encontrar grandes diferencias por países.

El análisis establece asimismo que en los países ricos la diferencia de remuneración entre ambos sexos es más elevada en el extremo superior de la escala salarial.

Por el contrario, en los países de ingresos medios y bajos la diferencia de salarios entre hombres y mujeres es más fuerte entre los trabajadores peor pagados.

Sin embargo, más allá de esas diferencias, "la brecha de salario por género existe en todos sitios, aunque su magnitud varíe considerablemente de un país a otro", aseguró Ryder.

EFE

 

Mujeres avanzan en el Parlamento brasileño, pero más divididas

Imprimir E-mail

RÍO DE JANEIRO.- La participación de mujeres en la Cámara de Diputados de Brasil aumentó 50 por ciento en las elecciones de octubre, en un resultado que refleja avances feministas y a la vez un recrudecimiento del antifeminismo.

Serán 77 diputadas en un total de 513 representantes en la próxima legislatura que comenzará en febrero y que acompañará al próximo presidente, Jair Bolsonaro, de extrema derecha, quien asumirá el cargo el 1 de enero.

Ese número representa una pequeña minoría de 15 por ciento, pero también un salto histórico en comparación con la participación en la cámara baja saliente, de 9,9 por ciento, y las proporciones aún menores de legislaturas anteriores.

“Hubo un avance cuantitativo, aunque muy inferior al deseado, considerando que las mujeres suman 51 por ciento de la población brasileña, y otro cualitativo, con el incremento de más de 50 por ciento de diputadas feministas y antirracistas”,  resumió a IPS la socióloga Natalia Mori, del Centro Feminista de Estudios y Asesoría (CFMEA).

En el Senado la situación no cambió tras los comicios legislativos del 7 de octubre, con solo 13 mujeres del total de 81 senadores, mientras habrá una única gobernadora de estado, de los 27 elegidos para el mandato 2019-2022. En las asambleas legislativas estadales la presencia femenina aumentó 37 por ciento, pero sus diputadas solo representan 15,3 por ciento del total.

La mayor presencia femenina no altera la tendencia al incremento de las bancadas conservadoras en la Cámara de Diputados brasileña, según el monitoreo de la actividad legislativa que realiza CFEMEA, una organización no gubernamental fundada en 1989.

“Aumentó el fundamentalismo religioso” y la presencia de los legisladores que defienden el gran sector agropecuario y una política más violenta de seguridad pública, el bloque al que ya se ha pasado a llamar despectivamente como “la bancada BBB” (de Biblia, buey y bala), lamentó Mori.

Lo sucedido en Brasil en no es comparable con los resultados de las elecciones legislativos del 6 de noviembre en Estados Unidos, en que los demócratas recuperaron la mayoría en la Cámara de Representantes, con la elección de muchas mujeres progresistas.

En la nación norteamericana se produjo “una reacción a los límites del sistema político, al ‘trumpismo’ y al racismo”, evaluó Sonia Correa, una de las dos coordinadoras mundiales del Observatorio de Sexualidad y Política, una red internacional de investigadores.

Además de la cantidad récord de diputadas, otro efecto que produjeron en Estados Unidos las nuevas movilizaciones feministas y antirracistas fue la elección de 19 mujeres negras como jueces en el condado de Harris, en el estado de Texas, donde es fuerte el racismo, destacó. Allí también se eligieron los jueces locales en los comicios del 6 de noviembre.

“En Brasil no fue una victoria del feminismo” el gran aumento de mujeres en la Cámara de Diputados, sostuvo Correa, también investigadora de la Asociación Brasileña Interdisciplinaria de Sida (ABIA).

La mayoría de las nuevas diputadas es de derecha, muchas estrechamente vinculadas a Bolsonaro, entre las cuales hay algunas refrendadas por votaciones excepcionales, destacó en diálogo con IPS.

La periodista Joice Hasselmann resultó electa como diputada con 1.078.666 votos, una cifra solo superada por Eduardo Bolsonaro, hijo del presidente electo, que obtuvo 1.843.735 votos. Ambos del derechista y desde enero gubernamental Partido Social Liberal (PSL), al que pertenece Bolsonaro desde mayo.

Pero la campeona absoluta en cuanto a respaldo fue Janaina Paschoal, con 2.060.786 votos, un récord histórico, que conquistó como legisladora del sureño e industrial estado de São Paulo.

Abogada y profesora de Derecho en la Universidad de São Paulo, es una “productora intelectual del pensamiento conservador, por la familia tradicional y contra el aborto”, según Correa.

Su currículo comprende la coautoría de la acusación que condujo a la destitución por el Senado en 2016 de la expresidenta de Brasil Dilma Rousseff (2011-2016), del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT), por irregularidades fiscales. Ese papel la catapultó como una lideresa de la derecha radical.

Esas mujeres ayudaron al PSL a conquistar 52 escaños en la Cámara de Diputados, entre los cuales nueve para mujeres, cantidad solo superada por el PT, con 56 curules totales y 10 femeninos, respectivamente. En las elecciones legislativas anteriores, en 2014, el PSL obtuvo un único diputado.

Pronto deberá tener la mayor representación parlamentaria, por la atracción del poder.  La legislación brasileña permite a parlamentarios transferirse de un partido a otro en algunos casos.

Del parlamento más derechista y religioso, aunque menos masculino, se espera nuevos ataques y retrocesos a derechos como el aborto legal en tres casos: feto anencéfalo, violación sexual y riesgo de muerte para la madre, así como el reconocimiento de parejas homosexuales.

La sexualidad ocupa un lugar central en esa ofensiva de “restauración conservadora”, que Correa identifica en un movimiento mundial que involucra varias religiones, no solo el nuevo pentecostalismo (de confesiones evangélicas), que se destaca por su agresividad en Brasil y llega al poder con Bolsonaro.

Retrocesos en derechos reproductivos y sexuales ganaron fuerza en Brasil desde 2015, por una agenda legislativa impulsada por Eduardo Cunha, un evangélico, como presidente de la Cámara de Diputados, hasta su destitución por la Suprema Corte el 5 de mayo de 2016 seguida de su encarcelamiento por corrupción cinco meses después.

La reacción a las amenazas de amplio retroceso provocó multitudinarias manifestaciones en lo que se conoce como “primavera feminista”, reactivando y ampliando un movimiento que se reflejó en la campaña #Él no, contra Bolsonaro.

Centenares de miles de personas, principalmente mujeres, protestaron en decenas de ciudades contra las declaraciones “machistas, misóginas y racistas” que rellenan el pasado del ahora presidente electo, durante sus 28 años como diputado.

Debe mucho a esa campaña el avance que logró el feminismo en las elecciones parlamentarias de octubre.

Se diversificó la bancada femenina, reconoció Correa, quien destacó la elección de la primera diputada indígena, Joenia Wapichana, postulada por la ambientalista Red Sustentabilidad en el estado de Roraima, en el extremo norte de Brasil.

Las diputadas negras suben de 10 a 13. El izquierdista Partido Socialismo y Libertad eligió una bancada paritaria para la Cámara de Diputados, cinco hombres y cinco mujeres, entre estas dos negras, destacó Mori.

Se multiplicó entre mujeres el mandato colectivo, en que un grupo se postuló lanzando su nombre con el compromiso de ejercer en conjunto la misión legislativa, con propuestas y votos decididos colectivamente. Hay condiciones de sostener la resistencia a la ola conservadora que busca, entre otras medidas, restringir el aborto legal y penalizar a los operadores de salud que garantizan los derechos reproductivos y sexuales, sostuvo Mori.

Pero una participación relevante en el poder de las mujeres, y en consecuencia de las feministas, acercándose al ideal de una representación paritaria, depende de cambios profundos en el sistema político, que sigue favoreciendo el poder masculino, señaló.

Brasil permanece como uno de los países en el mundo con menor representación femenina  en su parlamento y muy por debajo del promedio en América Latina, que era de 28,8 por ciento en 2017, según ONU Mujeres y la Unión Interpalamentaria Mundial.

Mario Osava/ www.ipsnoticias.net

 


Página 1 de 25
LiteraturaPor qué ya no se puede vivir (Solo) de la literatura
11/01/2019

Vivir de la literatura es o completamente imposible o lo es prácticamente. Esa es la conclusión que se puede extraer de los últimos datos de la estadounidense Authors Guild, la asociación que agru [ ... ]


MúsicaBobby Valentín: Su disco elegido el más destacado del 2018 en Puerto Rico
11/01/2019

“Mind of a Master”, del veterano bajista y productor musical puertorriqueño Bobby Valentín, fue escogido como el disco más destacado del 2018 por la Fundación Nacional para la Cultura Popular, [ ... ]


TeatroChile: A los 86 años muere ícono del teatro Humberto Duvauchelle
11/01/2019

CHILE.- Falleció el destacado actor chileno Humberto Duvauchelle a los 86 años. La Ministra de la Cultura y las Artes, COnsuelo Valdés fue la encargada de confirmar la información a través de Twi [ ... ]


Radio y TvAl Pacino se pasa a la televisión con la serie “The Hunt”, de Amazon
11/01/2019

LOS ÁNGELES.- La leyenda estadounidense del cine Al Pacino se pasará a la televisión de la mano de Amazon con la serie “The Hunt”, informó el medio especializado Deadline. Fuentes cercanas a  [ ... ]


CineRobert de Niro en Lima para degustar reconocida gastronomía
11/01/2019

La estrella cinematográfica Robert de Niro llegó a Lima en visita turística y para disfrutar de la reconocida gastronomía en un arribo privado. La figura se dejó ver en un exclusivo restaurante  [ ... ]


DiscotecaBritney Spears abandona su carrera para cuidar a su padre
11/01/2019

La cantante Britney Spears anunció hoy que cesará sus actuaciones de forma “indefinida” para dedicar “todo su tiempo” a su familia y sus esfuerzos para cuidar a su padre, James Spears, quien [ ... ]


Trabajo

Cuando los campesinos pasan hambre
11/01/2019

La comida es un narrador poderoso. Nuestra dieta indica si cocinamos en casa, si compramos localmente, si preferimos platos económicos o inclusive si pensamos en lo que ingerimos. Pero la parte vinculada al consumo es solo una de las muchas líneas argumental [ ... ]


Prensa

Ecuador sufrió 144 agresiones a libertad de expresión en 2018, según ONG
11/01/2019

QUITO.- Ecuador registró 144 agresiones a la libertad de expresión en 2018, denunció la Fundación Andina para la Observación y Estudio de Medios (Fundamedios), al revelar su reporte anual. Según ese organismo, la mayoría de las agresiones provienen de  [ ... ]


Opinión

Se acabaron los secretos
11/01/2019

El secreto de las comunicaciones fue el resultado de una larga lucha. Los tiranos siempre han tratado de poner sus zarpas sobre lo que piensan sus súbditos y mucho más sobre lo que escriben. Cuando con la modernidad, en los siglos XVI y XVII, el correo comen [ ... ]


Tecnociencia

Mal de Huntington: Investigadores descubren test de diagnóstico inmediato
11/01/2019

GINEBRA (Suiza).- Un equipo de investigadores franceses y suizos aseguran haber descubierto un método para diagnosticar de forma inmediata la enfermedad de Huntington, un paso más hacia el conocimiento de esta grave patología, por ahora incurable, que produ [ ... ]