Trabajo

Países de Asia y África deben esperar el retorno de millones de trabajadores

Imprimir E-mail

GINEBRA.- Asia y África deben esperar el retorno de millones de trabajadores que habían emigrado y que han perdido sus empleos por el covid-19, dijo hoy la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que aún no puede evaluar la situación en EE.UU. y Latinoamérica debido a que siguen en lo alto de la ola de la pandemia.

El retorno de millones de trabajadores de países africanos y asiáticos será tanto voluntario como obligado, a medida que sus perspectivas de empleo se desvanecen, y se acelerará una vez que las restricciones de movimiento y las cuarentenas se relajen por completo.

"Los trabajadores migrantes están sobrerrepresentados en algunos sectores muy afectados por la pandemia y en muchos casos no están considerados dentro de los planes nacionales de respuesta", lamentó la directora del área de condiciones de trabajo y equidad de la OIT, Manuela Tomei.

Ejemplos de esta exclusión es que en numerosos países los trabajadores migrantes no tienen acceso a los test o tratamientos para el covid-19, tampoco reciben las ayudas especiales que algunos Gobiernos están concediendo a los más golpeados por la pandemia y, además, por su condición de extranjeros la hostilidad en su contra se ha acentuado.

La organización estima que hay 164 millones de trabajadores migrantes en todo el mundo -la mitad de ellos son mujeres- y que representan el 4,7 de la fuerza laboral global.

Tomei sostuvo que los países deben defender los derechos de sus trabajadores retornados, aprovechar sus habilidades y su capacidad de contribuir a la recuperación de sus sociedades.

Sobre la situación de los trabajadores migrantes latinoamericanos dentro de la propia región y en Estados Unidos, la especialista de la OIT dijo que las restricciones de movimiento por la pandemia han impedido hacer una evaluación de la situación en el terreno.

Lo único que se tiene por ahora son algunas cifras de entidades oficiales, como las del Gobierno de Colombia, que ha informado del retorno de 75.000 venezolanos que estaban en su territorio, aunque Tomei opinó que esta cifra "podría estar muy por debajo de la realidad".

Se sabe también que 13.000 mexicanos han sido repatriados, mientras que Unicef afirma que un millar de menores no acompañados han sido retornados a México y a países centroamericanos.

"Parece, y esto hay que verificarlo, que EE.UU. y México habrían regresado a sus países a 6.500 guatemaltecos, a 5.000 hondureños y 1.600 salvadoreños entre marzo y mediados de abril pasado", agregó.

En otras partes del mundo el panorama es algo más claro: se proyecta que para fines de año 500.000 trabajadores migrantes nepalíes habrán regresado de Medio Oriente y Malasia, sus principales países de destino.

En este caso se considera sólo a aquellos que han perdido sus empleos y no al total de nepalíes trabajando en el extranjero.

Por su parte, India ha repatriado a 220.000 de sus nacionales de países del Golfo Pérsico, mientras que 250.00 trabajadores que han perdido sus empleos han vuelto a Bangladesh y se espera que 42.000 lo hagan a Sri Lanka.

A Filipinas, 50.000 trabajadores han sido repatriados, la mayoría del sector marítimo, y se prevén más retornos en los próximos meses.

La OIT considera que la mayoría de países de origen tiene "un margen muy limitado para reintegrar a un número tan grande de personas" a su mercado laboral, y a menudo ni siquiera cuentan con estrategias claras para ello.

EFE

 

Más de 404.000 niños hondureños trabajan, principalmente en labores agrícola

Imprimir E-mail

TEGUCIGALPA.- Un total de 404.642 niños y adolescentes hondureños de entre 5 y 17 años trabaja, principalmente en labores agrícolas, indicó este viernes la organización Plan Internacional en el Día Mundial contra el Trabajo Infantil.

El 50,5 % de los menores trabaja en labores agrícolas, el 20,5 % en construcción, un 20,1 % en comercio y el 16 % en industria manufacturera, indicó Plan Internacional, cuya directora Verónica Zambrano, abogó por erradicar este flagelo.

La pobreza, que afecta a más del 60 % de los 9,3 millones de habitantes, es el elemento fundamental que explica el alto porcentaje de trabajo infantil en Honduras, según la organización.

El trabajo infantil es "un fenómeno social que tiene múltiples causas y complejas dimensiones", subrayó Zambrano, quien manifestó su compromiso para trabajar en la erradicación de esa problemática, que refuerza "los roles de género y desvaloriza a las niñas afectando su entorno".

PONER EL TEMA EN LA AGENDA PÚBLICA

"La causa más clara y reconocida es la relación que existe entre el trabajo infantil y la pobreza", enfatizó la directora de Plan Internacional en Honduras, donde la edad mínima para labores se sitúa legalmente en los 16 años, pero el adolescente sólo puede trabajar fuera del horario escolar y no más de seis horas al día.

La pobreza es un "problema estructural" y el trabajo infantil es una "evidente violación" a los derechos de la niñez, por lo que Zambrano instó a las autoridades a poner el tema en la agenda pública y verlo como "prioridad nacional".

El 71,8 % de los menores hondureños que trabajan son niños, la mayoría fuera de las aulas de clases, y el 68,4 % labora en el área rural, según cifras divulgadas por Plan Internacional.

"El trabajo infantil doméstico no pagado refuerza y eterniza los roles de género desvalorizando a las niñas y afectando su entorno", enfatizó.

Según cifras de la organización Visión Mundial, alrededor de 200.000 niñas menores de 17 años ejecutan labores domésticas no remuneradas como cuidar hermanos, hacer la comida y atender diferentes aspectos del hogar.

POBRES, LOS MÁS AFECTADOS POR LA PANDEMIA

El cierre de las escuelas como parte de las medidas de emergencia para enfrentar la pandemia del coronavirus podría aumentar el riesgo de abandono escolar, especialmente para los niños vulnerables, indicó Plan Internacional.

La directora de la organización dijo que las familias más pobres serán "las más afectadas" con la COVID-19, que en el país centroamericano ya ha causado 294 decesos y 7.669 contagios.

"Sabemos qué la situación de trabajo infantil, esta situación de explotación, esta problemática social que tiene una repercusión directa en la vida de miles de niñas y niños que están en situación de trabajo infantil, va a verse duplicada como resultado de la pandemia", subrayó.

Zambrano aseguró que su mirada está puesta en la situación de los menores frente al trabajo infantil, especialmente el doméstico, que según la Organización Internacional del Trabajo es una de las causas del embarazo adolescente, la deserción escolar y el matrimonio infantil forzado.

Durante la pandemia, las niñas en Honduras se ven obligadas a abandonar las clases para trabajar y llevar ingresos a sus hogares, agregó.

"El mundo del trabajo es un mundo adulto, con exigencias físicas y mentales desmedidas para la niñez. Las niñas y niños tienen que desarrollar su personalidad mediante el juego y a través de la relación con sus amigos y familiares", enfatizó la organización.

El trabajo infantil "priva" a los menores de disfrutar su infancia y afecta su desarrollo físico y psicológico, afirmó Plan Internacional Honduras.

EFE

 

ONU teme que COVID acabe con 20 años de progresos contra el trabajo infantil

Imprimir E-mail

 

GINEBRA.- La pandemia de COVID-19 y el aumento de la pobreza que ha provocado pueden abocar a "millones de niños" a trabajar y aumentar la cifra de menores explotados en el mundo, después de veinte años de reducción de este indicador, advierte hoy un informe de Naciones Unidas.

El estudio del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) recuerda que desde el año 2000 el número de niños explotados ha descendido en 94 millones (de 245 a 151 millones), pero alerta de que la crisis económica derivada del coronavirus podría revertir estos progresos.

"En tiempos de crisis, el trabajo infantil se convierte en un mecanismo de supervivencia para muchas familias", explicó la directora ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore, quien subrayó que, "a medida que la pobreza aumenta, las escuelas cierran y los servicios sociales disminuyen, más niños se ven empujados a trabajar".

El informe no predice una cifra exacta de cuántos niños podrían verse forzados a trabajar en la actual crisis, aunque la OIT y UNICEF citan estudios sociológicos según los cuales un aumento de un punto porcentual del nivel de pobreza suele conllevar una subida de 0,7 puntos en la tasa de trabajo infantil.

Además, los menores que ya trabajan "podrían tener que hacerlo durante más horas o en peores condiciones", indican las dos agencias de Naciones Unidas, que recuerdan que más de 1.600 millones de niños se han visto afectados por el cierre de escuelas durante la pandemia.

Cuando las aulas reabran "es posible que algunos padres ya no puedan permitirse enviar a sus hijos a la escuela", consideran ambas organizaciones.

También temen una agudización de la desigualdad de género derivada de todo este fenómeno, ya que las niñas son especialmente vulnerables a ser explotadas en sectores informales como la agricultura o el servicio doméstico.

El informe propone varias medidas para mitigar el riesgo de mayor explotación infantil, que incluyen una ampliación de la protección social, la concesión de créditos a hogares en situación de pobreza, la promoción de trabajo digno para los adultos o iniciativas para facilitar el retorno de los niños a las clases.

"Tener en cuenta los problemas asociados al trabajo infantil en el marco de políticas de mayor alcance sobre educación, protección social, justicia, mercados de trabajo y derechos humanos y laborales a escala internacional supone una diferencia fundamental", subrayó el director general de la OIT, Guy Ryder.

Los grupos vulnerables, en particular aquellos que trabajan en el sector informal y los migrantes, podrían ser las principales víctimas de un eventual aumento de la explotación infantil, de acuerdo con Naciones Unidas.

En este sentido, Latinoamérica podría ser una de las regiones más afectadas, dados los importantes flujos migratorios en Centroamérica o desde Venezuela a otros países de la región y teniendo también en cuenta que el sector informal sostiene el 53 % de la economía en esas naciones.

EFE

 

 

El índice de desempleo en Estados Unidos baja al 13,3 % en mayo

Imprimir E-mail

WASHINGTON.- El índice de desempleo en Estados Unidos bajó inesperadamente al 13,3 % en mayo, comparado con el 14,7 % del mes anterior, según informó este viernes el Departamento de Trabajo, en una cifra que sorprendió todas las expectativas de los analistas.

El presidente Donald Trump calificó el informe como "una afirmación de todo el trabajo que hemos estado haciendo", y dijo que las predicciones de un aumento del desempleo que se habían hecho "fueron los cálculos más grandes en la historia de las empresas".

Mientras las protestas contra la brutalidad policial se multiplican y el ritmo de infecciones por coronavirus siguen subiendo, el presidente comparó la economía estadounidense con "un cuerpo que estaba fuerte", pero necesitaba una operación y ahora es "como un cohete".

El descenso en el desempleo refleja un aumento de 2,5 millones en el número de personas empleadas el mes pasado, cuando empezaron a relajarse las medidas de confinamiento y cierres de negocios para contener la pandemia del coronavirus.

En el mes anterior se habían perdido 20,6 millones de puestos de trabajo, la mayor contracción de la fuerza laboral ocupada desde 1939 cuando el país estaba en medio de la Gran Depresión.

Las cifras de la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS en inglés) contrariaron así las expectativas de la mayoría de los analistas, que esperaban una subida del índice de desempleo al 19,8 % con una pérdida neta de unos 800.000 puestos de trabajo.

Y también inyectaron optimismo en los mercados de valores y dieron a Trump la oportunidad de solazarse en un dato económico positivo en medio de la pandemia que ha causado más de 107.000 muertes, y de las protestas en todo el país después que la policía de Mineápolis matase a un hombre afroamericano.

El informe de hoy muestra que, a pesar de la mejoría de la cual da cuenta BLS, el índice de desempleo entre los afroamericanos subió otra vez el mes pasado al 16,8 %, el más alto desde 1984.

En marzo el Congreso aprobó, y el presidente Trump promulgó, un conjunto de medidas por 2,3 billones de dólares para hacer frente a la emergencia causada por la pandemia de la COVID-19. El programa incluyó diversas formas de asistencia a los trabajadores despedidos, las empresas y sus costos de sueldos, y los estados.

Este jueves, la BLS informó de que en la semana que terminó el 23 de mayo, con los datos más recientes, había 21,48 millones de personas que percibían las prestaciones convencionales por desempleo.

A esto se suma el contingente de trabajadores independientes a quienes se les ha otorgado seguro por desempleo bajo un programa temporario, con lo que la cifra de personas que en Estados Unidos percibe ayudas del gobierno por desempleo llega a casi 30 millones.

"Estas mejorías en el mercado laboral reflejaron una reanudación limitada de a actividad económica que se había reducido en marzo y abril debido a la pandemia y los esfuerzos para contenerla", señaló la BLS.

"En mayo el empleo subió sustancialmente en el sector de hotelería y esparcimiento, la construcción, la educación y los servicios de salud, así como el comercio minorista", añadió.

"Por contraste, el empleo gubernamental siguió cayendo sustancialmente", aseguró el organismo estadístico.

Una medida más amplia del índice de desempleo, que cuenta también a quienes no han buscado empleo recientemente o buscan un empleo de horario completo, bajó del 22,8 % en abril al 21,2 % en mayo.

Según la BLS, el sector de hotelería y esparcimiento, que en marzo cuando empezó a sentirse el impacto de COVID-19 en el mercado laboral había perdido 743.000 empleos, y otros 7,5 millones de empleos en abril, en mayo añadió 1,2 millones de puestos de trabajo.

En mayo el sector de servicios de alimentos, que incluye bares y restaurantes, añadió 1,4 millones de empleos, casi la mitad de todo el retorno al trabajo, después de haber perdido 6,1 millones de trabajadores en abril y marzo.

Y el sector de la construcción, que en abril había perdido 995.000 puestos de trabajo, en mayo añadió 464.000 empleos, la mayor parte de ellos en el área de los contratistas por oficios.

EFE

 

OIT presenta un sombrío panorama laboral para los jóvenes tras la pandemia

Imprimir E-mail

GINEBRA.- Uno de cada seis jóvenes en el mundo perdió su empleo estos meses, los que lo mantuvieron vieron caer sus horas de trabajo un 23 %, y la formación de muchos más se detuvo, según un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) con un sombrío panorama para la "generación pos-COVID".

El estudio muestra que la juventud, ya antes especialmente vulnerable en el mercado laboral y que aún sufría las consecuencias de la crisis financiera de 2008, ha sido uno de los grupos de edad más afectados por los confinamientos y otras medidas de freno a la COVID-19, lo que puede tener adversos efectos a largo plazo.

"La COVID-19 no hizo sino agudizar las vulnerabilidades que los jóvenes trabajadores tenían ya en el mercado laboral", resume en una entrevista para Efe la colombiana Susana Puerto, experta en empleo juvenil de la OIT y responsable del sondeo con el que se han extraído muchos de los datos del informe.

AL MENOS 73 MILLONES DE JÓVENES MÁS AL PARO

La encuesta muestra que un 17 % de los jóvenes de entre 18 y 29 años en todo el mundo dejaron su empleo durante los meses de confinamiento, lo que supondría al menos 73 de los 429 millones que antes trabajaban.

La cifra real, aclara la autora del sondeo, podría variar e incluso ser mayor, ya que la encuesta se hizo a través de internet y muchos de los empleados jóvenes más vulnerables no tienen acceso a un ordenador en red.

A ese dato negativo se suma que el 98 % de los centros de formación en todo el mundo se cerró a las clases presenciales durante los momentos álgidos de la pandemia, afectando a buena parte de los 496 millones de jóvenes en formación.

"Estos jóvenes van a terminar aplazando sus estudios o incluso saliendo de ellos, porque demorar la formación genera gastos adicionales que muchos no van a poder cubrir", subraya Puerto.

Esto, unido a la caída de la oferta de nuevos trabajos que también ha producido la crisis sanitaria, va a generar "una demora en la transición de la escuela al trabajo", advierte la experta colombiana.

UNA SOCIEDAD CON MÁS "NINIS"

Todo ello anticipa un aumento en el número de jóvenes que ni estudian ni trabajan, los conocidos como "ninis", que antes de la actual crisis eran 267 millones, recordó Puerto, quien señaló que en esta situación se encuentran más chicas (31 por ciento del total de mujeres jóvenes) que chicos (14 por ciento).

En estas circunstancias no es de extrañar que la encuesta haya mostrado también que "la mitad de los sondeados siente miedo o desconfianza hacia el futuro, lo que abre la posibilidad de caer en estados de ansiedad o depresión", advirtió la experta.

Aunque el informe de la OIT no separa datos por regiones, se teme que Latinoamérica pueda ser una de las que presente un futuro más incierto para los trabajadores jóvenes, teniendo en cuenta que un 53 % de la economía en esos países es informal, y que tres de cada cuatro jóvenes que trabajan en el mundo están en ese sector.

"Esos jóvenes no tienen un acceso directo a la protección social, y eso también les dificulta llegar a subsidios y otras medidas de apoyo que se aprueben, pues de alguna manera son invisibles a las bases de datos de los gobiernos", señaló Puerto.

POLÍTICAS SOCIALES DE CHOQUE

Para paliar esta situación, la OIT recomienda en su informe la aplicación de algunas recetas que ya se tuvieron en cuenta tras la crisis de 2008, basadas en "políticas fiscales expansivas que puedan estimular la economía y apoyar la creación de empleo", en palabras de la experta.

Unas políticas que "es importante que integren oportunidades para que los jóvenes hagan su transición (de la formación al mercado laboral) o puedan reintegrarse en la educación o el trabajo", indicó.

Invertir en sectores en crecimiento, como el tecnológico, y proteger los más golpeados por la crisis (manufacturas, comercio y servicios, inmobiliario, etc) son otros deberes para poder salir de la difícil situación económica que se anticipa y hacerlo sin olvidar a los trabajadores de menor edad.

"Si no invertimos en los jóvenes los efectos a largo plazo en la sociedad van a ser devastadores", advirtió Puerto, quien como el informe de la OIT recomendó mayor inversión en educación y formación para hacer frente a la crisis laboral que se avecina.

La experta predice un trasvase de jóvenes desde los sectores más golpeados a otros donde encuentren más oportunidades: "por ejemplo, los que estaban empleados en aerolíneas podrían entrar a sectores donde sí haya demanda, como la economía de los cuidados", vaticina.

Muchos otros podrían llegar al teletrabajo, que ha tenido un inmenso auge con la pandemia, aunque en la OIT "todavía hay un debate en torno a los pros y los contras" de estas actividades en casa, reconoció.

EFE

 

OIT: Pandemia ha expuesto grandes brechas en la cobertura sanitaria global

Imprimir E-mail

GINEBRA.- La pandemia de COVID-19 ha mostrado brechas "devastadoras" en la cobertura sanitaria y de desempleo en los países en desarrollo, que deberán ser resueltas para lograr una plena recuperación y mejor preparación para futuras crisis, advirtió la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

El organismo de Naciones Unidas publicó hoy dos informes en los que aseguró que la insuficiente protección social en muchos países puede poner en entredicho planes de recuperación, "exponer a millones a la pobreza y afectar la preparación global de cara a futuras crisis".

Los estudios recuerdan que unos 4.000 millones de personas, o un 55 % de la población global, no están cubiertos por seguridad social o sistemas similares de asistencia social, y que un 20 % de los desempleados no tienen beneficios por desempleo.

Este contexto ha provocado varios efectos adversos en la actual crisis: para empezar, "ha forzado a personas a ir a trabajar cuando estaban enfermas o en cuarentena, incrementando el riesgo de infección", denunció OIT.

Con el coronavirus ya extendido a nivel global, los confinamientos han contribuido a la pérdida de millones de puestos de trabajo, lo que ha aumentado el riesgo de pobreza y amenaza con alargar el impacto de la crisis económica que seguirá a la sanitaria, según los informes de la organización.

"El virus no discrimina entre ricos y pobres, pero sus efectos son altamente desiguales", subrayó la OIT.

Sus informes reclaman medidas urgentes para resolver las brechas en cuanto a cobertura sanitaria, con el fin de mejorar la salud pública, la lucha contra la pobreza y la promoción de los derechos humanos.

EFE

 


Página 1 de 35
LiteraturaEnsayista mexicano Enrique Serna gana el Premio Xavier Villaurrutia
24/06/2020

MÉXICO.- El narrador y ensayista mexicano Enrique Serna fue designado ganador del Premio Xavier Villaurrutia de Escritores para Escritores 2019 en reconocimiento a su novela "El vendedor de silenci [ ... ]


MúsicaArgentina recuerda a Carlos Gardel en el 85 aniversario de su muerte
24/06/2020

BUENOS AIRES.- Argentina recuerda, en el 85 aniversario de su muerte, a la leyenda del tango Carlos Gardel en una conmemoración atípica por el aislamiento impuesto para contener la pandemia del coro [ ... ]


TeatroLin-Manuel Miranda y Disney preparan musical animado que sucede en Colombia
24/06/2020

NUEVA YORK.- El actor y productor Lin-Manuel Miranda y Disney preparan un musical animado que sucede en Colombia, según anunció este lunes el responsable de la obra de teatro "Hamilton", una de la [ ... ]


Radio y TvNetflix avanza su apuesta por la animación: El musical "Over The Moon"
24/06/2020

LOS ÁNGELES.- En su apuesta por tener un papel cada vez más destacado en la industria cinematográfica, la plataforma Netflix estrenará este otoño la película animada "Over The Moon", un viaje  [ ... ]


CineGone With the Wind regresa a HBO Max con advertencia sobre el racismo
24/06/2020

LOS ÁNGELES.- La plataforma de "streaming" HBO Max recuperó la película "Gone With The Wind" en su catálogo de Estados Unidos con la advertencia de que la cinta "niega los horrores de la esclavi [ ... ]


DiscotecaSalvador Sobral: La nostalgia del bolero es como la del fado, más aflamencada
24/06/2020

MADRID.- Salvador Sobral, el primer portugués que tocó el alma y la gloria de Eurovisión, celebra en su último disco uno de los géneros que más le han marcado, el bolero, que para él tiene "u [ ... ]


Trabajo

Países de Asia y África deben esperar el retorno de millones de trabajadores
24/06/2020

GINEBRA.- Asia y África deben esperar el retorno de millones de trabajadores que habían emigrado y que han perdido sus empleos por el covid-19, dijo hoy la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que aún no puede evaluar la situación en EE.UU. y L [ ... ]


Prensa

Periodistas de Guatemala encaran contagios de COVID-19 y ola de despidos
24/06/2020

GUATEMALA.- El gremio periodístico de Guatemala, inmerso en una crisis económica y laboral acentuada por la pandemia del coronavirus, ha sido alcanzado por la COVID-19 con varios casos registrados en las últimas semanas. Desde que el Gobierno de Guatemal [ ... ]


Opinión

El dengue avanza mientras América Latina mira al coronavirus
24/06/2020

WASHINGTON.- Los casos de dengue en la región pasaron de 1,6 millones en los primeros cinco meses de 2020, y su combate no debe distraerse por los esfuerzos para enfrentar la pandemia causada por el nuevo coronavirus, advirtió este miércoles 24 la Organiz [ ... ]


Tecnociencia

Tras el eclipse de la CODIV-19, el cambio climático debe volver a la agenda
24/06/2020

MIAMI.- La puertorriqueña Frances Colón, asesora adjunta de Ciencia y Tecnología en el Departamento de Estado durante la presidencia de Barack Obama, instó este miércoles a rescatar al cambio climático del olvido al que fue relegado por la pandemia de  [ ... ]