La verdad

Imprimir E-mail

Comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión” (artículo 20.1.d de la Constitución Española) no solo asegura nuestro derecho a conocer y explicar lo que acontece, también es una garantía esencial para la configuración de la opinión pública, ese sentir mayoritario que resulta imprescindible para construir una sociedad libre, plural y democrática. Por eso, informar e informarse es un derecho fundamental independiente y preferente, y el periodista es el encargado de facilitarlo como el profesor lo es de enseñarlo.

Pero escuchar la vida es más complicado que vivirla. Al igual que informar es más difícil, más sacrificado, más caro que comunicar. Dos géneros, dos formas de expresión con naturaleza, alcance y protección diferentes. Opinar no es lo mismo que informar aunque tampoco se den en estado puro.

La academia nos dice que la verdad es lo que distingue la información de la opinión, que una noticia falsa nunca puede constituir el ejercicio legítimo del derecho a informar. Pero menuda palabra escogió la Constitución para defendernos de los rumores, engaños y falsedades. La verdad es tan grande, tiene tanta amplitud, significa tantas cosas que sirve de poco. Quizás se refiera a la correspondencia entre lo que se cree y lo que se dice, porque la verdad también hay que creérsela. Sin duda es una palabra muy recurrente pero también engañosa, y desde luego insuficiente para enjuiciar el fraude y la manipulación de las noticias. Además, para informar, no es necesario ser tan ambiciosos, podemos funcionar con términos más blandos y relativos como validez, evidencia, realidad, acontecimiento. Cuando hablamos de información nos basta con que esta sea probable, neutral o, mejor, cierta. Reconozcámoslo, la verdad es una expresión muy nuestra, incluso demasiado nuestra, caprichosa, siempre interesada y muy cómoda porque no compromete a nada y obliga a muy poco y si no preguntadlo a los poderosos que ayudan a que un determinado bulo, enredo o falsedad corra en la dirección correcta y triunfe.

A mi modo de ver, no es la verdad sino la técnica lo que diferencia la comunicación de la información, la opinión de la noticia. El Tribunal lo califica como un deber de diligencia profesional, como una exigencia y responsabilidad del sujeto más que del objeto. Sin duda, editar una información consiste en trabajar con adiestramiento previo para dotar de significado a los hechos y a las cosas que ocurren y apagar los rumores o acontecimientos inventados o desfigurados. El periodismo es una actividad técnica, profesional, de comprobación de lo que acontece de forma suficiente, lo más cercana posible y con medios y tiempo para que las noticias maduren.

Pero la realidad es oscura, no es lo que parece y hay que buscarla con excavadoras. De manera que la técnica, este trabajo profesional de edición, también requiere una maquinaria para manifestarse. Así es, para dotar de sentido a los acontecimientos, para situarlos en su contexto se necesita una estructura informativa independiente, sólida, capaz de convertir la verdad y con ella la posverdad en un concepto retórico, incluso folclórico y casi exclusivamente religioso o político al demostrar que un acontecimiento no necesita ser verdadero cuando se descubre evidente.

Pero a la información le ha salido un competidor. La globalización ha convertido la comunicación en un producto de entretenimiento y consumo masivo y ha creado un nuevo género, un nuevo estilo de informar que es a la vez opinión y noticia y que reina por encima de la verdad y de la realidad. Un nuevo género informativo que hacemos y consumimos nosotros incluso cuando estamos en el retrete, por eso lo sentimos como algo muy nuestro y lo defendemos sin decirlo.

En los cinco continentes se ha impuesto esta manera de comunicación de masas con titulares dirigidos a la zona del cerebro que regula las emociones para que nuestro corazón palpite a ritmo diferente. Una zona situada debajo de la corteza cerebral, que dirige nuestras sensaciones más primitivas, como el miedo, la ira o el placer.

Este es el objetivo de la posverdad, nuestro “cerebro reptil” que se encarga de los instintos más básicos y nos somete inconscientemente a las más fuertes ataduras. Una nueva forma de información que nos convierte en consumidores compulsivos de noticias muy verdes y adulteradas. Cuantos más clics hacemos más los necesitamos y el negocio aumenta.

En fin, un estilo de información rápida y sin esfuerzo, lleno de titulares, gritos, gestos y flashes dirigidos directamente al corazón ¡me gusta! Un género barato, global, sin límites, que a base de tuits intenta dirigir nuestros gustos. No importa que el mensaje sea mentira y provoque dolor, todo es cuestión de preferencias sin ninguna implicación ni responsabilidad y con mucho anonimato. Las apariencias no engañan: en el nuevo género informativo el que miente, triunfa. Esta es la realidad.

Además, la posverdad, esta información espectáculo difundida por las gigantescas plataformas de comunicación lo está enredando todo y no es fácil decirlo pero puede llegar a confundir y distorsionar la opinión pública, afectando al funcionamiento democrático de nuestros estados cuyas estructuras estorban a los mercados globales.

Así, pues, navegar por Internet es muy divertido, emocionante porque te pierdes y te encuentras y aunque la tentación de limitar este vagabundeo es grande, por suerte es muy difícil. El control de la Red no puede hacerse exclusivamente desde fuera. Cada vez resulta más complicado saber a quién tenemos que dirigirnos para que nos ayude, de manera que no tenemos más remedio que aprender a cuidarnos nosotros mismos. Nos han puesto en el centro del nuevo mundo y tenemos que ser más desconfiados y no creer en lo que dicen sin mirar quién lo dice.

No hay que caer en la tentación. Los tuits nos conectan y entretienen pero no podemos tomarlos muy en serio ni hacerles mucho caso. Aquel que construya su opinión solo con tuits o siga a rajatabla todo lo que le diga la revista de moda o el vecino, tiene un problema.

Lo más delicado es que mientras la comunicación y sus plataformas se han globalizado el periodismo no lo está haciendo a la misma velocidad. Los medios profesionales de información, por su propia naturaleza, son más caros y lentos, pero también son demasiado pequeños, locales y poco atractivos para recibir anuncios y sobrevivir. Claro que necesitamos Internet y mucho entretenimiento, pero para tener conocimiento, para vivir libre-mente necesitamos, más que nunca un periodismo técnico, independiente, responsable, plural y con su correspondiente y eficiente maquinaria en la Red. De lo contrario ya sabéis, a río revuelto…

Antonio Rovira

 
LiteraturaGabriel Rolón y Moisés Naím ente los favoritos de los lectores
16/02/2019

El argentino Gabriel Rolón mantiene una semana su puesto como más vendido en Argentina con "La voz ausente" y en Colombia llega al número uno el venezolano Moisés Naím gracias a "Dos espías en C [ ... ]


MúsicaClaudia Brant, la compositora que salió de la "sombra" para ganar un Grammy
16/02/2019

BUENOS AIRES.- Tras 25 años componiendo "en la sombra" éxitos para artistas del pop latino como Luis Fonsi y Ricky Martin, la cantante argentina Claudia Brant ha conseguido un Grammy por su álbum " [ ... ]


TeatroEl teatro Kabuki se adapta a los tiempos para sobrevivir
16/02/2019

TOKIO.- Una de las tradiciones más arraigadas en Japón, el teatro Kabuki, también tiene que transformarse con los tiempos para no perder audiencia y recurrir a diversas estratagemas para conseguir  [ ... ]


Radio y TvScorsese y DiCaprio producirán como serie de TV “The Devil in the White City”
16/02/2019

“The Devil in the White City”, un proyecto que originalmente fue concebido como una iniciativa cinematográfica para Martin Scorsese y Leonardo DiCaprio, finalmente será adaptado como serie de te [ ... ]


CinePalmarés de la 69 edición del Festival de Cine de Berlín, la Berlinale
16/02/2019

BERLÍN.- El jurado internacional de la Berlinale, presidido por la francesa Juliette Binoche y con el director chileno Sebastián Lelio entre sus miembro, otorgó los premios oficiales de la 69 edici [ ... ]


DiscotecaGrupo mexicano Timbiriche se despide tras 37 años cosechando éxitos
16/02/2019

MÉXICO.- El grupo mexicano Timbiriche, que surgió como un grupo infantil y del que formaron parte artistas ahora consolidadas como Thalía o Paulina Rubio, se despide definitivamente de sus fans de  [ ... ]


Trabajo

OIT: Desempleo en América Latina bajó a 8% en el 2018
14/02/2019

El desempleo en América Latina cayó a 8% en el 2018, una décima menos que en el 2017, y se estima que el porcentaje de personas sin trabajo retroceda hasta el 7,8% en el 2020. Así lo revela el informe “Perspectivas Sociales y del Empleo en el Mundo” p [ ... ]


Prensa

Plantón nacional este martes 19: Justicia para Hugo Bustíos
18/02/2019

Este martes 19 de febrero a las 6 de la tarde todas las asociaciones provinciales de la ANP a lo largo de todo el país se unirán al plantón contra la impunidad convocado por Comisedh Derechos Humanos y  CNDDHH Perú con el fin de exigir justicia para Hugo  [ ... ]


Opinión

Freelancers demandan un pago más justo y un mejor trato
14/02/2019

Unos 800 periodistas han firmado una carta abierta en la que se exige poner fin a las prácticas de pago precarizantes e injustas que dañan los medios de vida de los freelancers. Lanzada por la periodista Anna Codrea-Rado el 5 de febrero pasado, aparece justo [ ... ]


Tecnociencia

La ONU busca beneficiarse de la inteligencia artificial
14/02/2019

Las innovaciones tecnológicas que lleva adelante la ONU incluyen inteligencia artificial (IA), aprendizaje automático, traducciones automáticas y robótica, entre otras. Pero estas pueden llegar a reducir puestos de trabajo y es necesario preparar a los jó [ ... ]