Nosotras parimos… ¿y nada más?

Imprimir E-mail

ESPAÑA.- Leo estos días que la aprobación de la propuesta de establecer unos permisos de maternidad y paternidad iguales e intransferibles puede considerarse un logro de la movilización del 8-M, un punto de consenso en el movimiento feminista. No es verdad. Dentro del feminismo hay voces que defienden posturas muy diferentes.

Lo que esta propuesta olvida es que el permiso de maternidad no es un palo en la rueda de nuestra carrera profesional, sino un derecho obtenido, como casi todos, a través de la presión popular y la lucha. Ahora bien, las características de nuestro precario mercado laboral, la escasa capacidad del Estado para supervisar el cumplimiento de la legislación laboral (menos de 1.000 inspectores de trabajo para toda España) y el diseño de nuestro sistema de seguridad social hacen que, efectivamente, la maternidad penalice a las mujeres, especialmente en los sectores de mayor temporalidad y precariedad.

Con todo, hace ya años que es un clamor entre las madres españolas la petición de ampliar los permisos maternales hasta, al menos, seis meses. Siempre se nos había dicho que no había dinero y, de pronto, vemos cómo pasa en el Congreso una reforma que puede absorber una parte sustancial del presupuesto y se nos dice, además, que es por nuestro bien. Personalmente, esto me enfurece y creo que no soy la única (este es el sentir común en el grupo de trabajo de madres recientes al que pertenezco y al que debo buena parte de las ideas de este artículo). Las mujeres en general y las madres en particular estamos más que hartas de que se nos ningunee y se acalle nuestra voz.

¿Qué significa que las madres pidamos más tiempo para estar con nuestros hijos recién nacidos? ¿Acaso no queremos trabajar? ¿No nos importa que nos discriminen en el empleo? ¿Somos burguesas con dinero a las que no nos preocupa la desigualdad salarial? No, claro que no. Las madres queremos trabajar en igualdad, con salarios decentes y con tiempo suficiente para cuidar de los nuestros. Pero no queremos que la única forma de lograr este objetivo sea seguir mutilando nuestra experiencia maternal con unos permisos miserables, entre los más cortos de Europa, mientras esta reforma sitúa a los padres españoles a la cabeza de Europa con permisos más largos que Suecia o Islandia. Los permisos iguales e intransferibles no nos acercan a los países nórdicos. Más bien parecen uno de esos gestos tan nuestros por los que, de repente, nos ponemos a la cabeza de Europa en kilómetros de AVE o autopistas sin que eso nos acerque para nada a los niveles de bienestar de los países más avanzados. ¿Es que nadie se ha parado a pensar que los países que han conseguido mayor igualdad son los que más protegen la maternidad con, entre otras medidas, permisos que pueden llegar al año en Suecia, Noruega o Finlandia?

Con su reivindicación de igualdad, lo que esta propuesta esconde es que no es justo tratar igual realidades distintas. Y lo cierto es que las madres biológicas —la inmensa mayoría de las afectadas por una reforma de permisos— pasan por un proceso de gestación, parto y apego inicial con sus bebés que se parece muy poco al de la paternidad biológica. Con todo, las madres feministas, conscientes de que la imposición de modelos de maternidad hace mucho daño, sabemos que necesitamos flexibilidad y que hay madres, padres y familias muy diversas. Por eso muchas pensamos que el camino pasa no tanto por ampliar los permisos maternales sino por establecer permisos parentales que pueda tomar cualquier progenitor. Si pensamos en los derechos de los bebés, una ampliación de las semanas de cuidado en el hogar son un gran avance, no importa que sean o no transferibles. Si pensamos en los derechos de las madres la ampliación a base de transferibles también nos sirve. Si pensamos en los derechos de los padres… ¿pero por qué vamos a priorizar ahora los derechos de los padres? Entonces, ¿por qué esa insistencia en la intransferibilidad? Porque no estamos ante una medida de política familiar o de cuidados, sino ante un (pequeño) avance en política de igualdad en el empleo.

Curiosamente, lo que sí ha sido un consenso en el movimiento feminista los últimos años ha sido la necesidad de revalorizar los cuidados, de darles en el espacio público el lugar central que ocupan en nuestras vidas. Esta medida, lamentablemente, no va por ahí. La insistencia en la intransferibilidad sólo se entiende desde una perspectiva que pone el empleo en el centro y concibe la maternidad y la crianza como una carga que lastra las trayectorias profesionales de las mujeres.

Pero incluso si hablamos de política laboral veremos que el avance no es tan grande: la maternidad penaliza a las mujeres, sí, pero apostaría a que no son esas 16 semanas de permiso (que se pueden planificar con antelación y cuya sustitución cuenta con diversos beneficios para el empleador) lo que más pesa. ¿Cuántas embarazadas están ya de baja médica en la semana 36 del embarazo o incluso antes? ¿De verdad 16 semanas de permiso van a lograr que los padres que no se han implicado hasta ahora empiecen a reducir jornada, a cogerse excedencias y permisos para llevar a los niños al pediatra y que incluso sean ellos quienes se tomen tiempo para cuidar de sus familiares ancianos?

Los permisos iguales e intransferibles dejan fuera demasiadas cosas. Dejan fuera la diversidad familiar de nuestra sociedad, en la que los hogares formados por dos progenitores con uno o más hijos son sólo el 34% del total. Dejan fuera a los bebés que nacen de madres solas (un 12% en 2012) y cuyo derecho a ser cuidados en el hogar no se ampliará para evitar que se penalice a todas las mujeres. Dejan fuera el hecho de que el 24% de los hogares con hijos tienen al frente un solo adulto, casi siempre una mujer, que seguirá reduciendo jornada, faltando al trabajo, etcétera. Y, por último, aunque seguramente sea lo más importante y, sin duda, es lo más urgente, dejan fuera ese 32% de nacimientos según cifras de 2016 que no fueron cubiertos por ningún permiso, por ninguna ayuda, porque las madres no estaban empleadas o no habían cotizado lo suficiente.

Porque la única protección de la maternidad que existe en nuestro país está supeditada al empleo, una característica de nuestro Estado de bienestar que nos aleja de los países más avanzados y que es, en buena parte, consecuencia de medidas como esta, que hacen pasar por políticas de cuidados o familiares lo que en el fondo son políticas laborales con escasa incidencia.

Carolina del Olmo (El País- España).

 

 

 

 
LiteraturaGabriel Rolón y Moisés Naím ente los favoritos de los lectores
16/02/2019

El argentino Gabriel Rolón mantiene una semana su puesto como más vendido en Argentina con "La voz ausente" y en Colombia llega al número uno el venezolano Moisés Naím gracias a "Dos espías en C [ ... ]


MúsicaClaudia Brant, la compositora que salió de la "sombra" para ganar un Grammy
16/02/2019

BUENOS AIRES.- Tras 25 años componiendo "en la sombra" éxitos para artistas del pop latino como Luis Fonsi y Ricky Martin, la cantante argentina Claudia Brant ha conseguido un Grammy por su álbum " [ ... ]


TeatroEl teatro Kabuki se adapta a los tiempos para sobrevivir
16/02/2019

TOKIO.- Una de las tradiciones más arraigadas en Japón, el teatro Kabuki, también tiene que transformarse con los tiempos para no perder audiencia y recurrir a diversas estratagemas para conseguir  [ ... ]


Radio y TvScorsese y DiCaprio producirán como serie de TV “The Devil in the White City”
16/02/2019

“The Devil in the White City”, un proyecto que originalmente fue concebido como una iniciativa cinematográfica para Martin Scorsese y Leonardo DiCaprio, finalmente será adaptado como serie de te [ ... ]


CinePalmarés de la 69 edición del Festival de Cine de Berlín, la Berlinale
16/02/2019

BERLÍN.- El jurado internacional de la Berlinale, presidido por la francesa Juliette Binoche y con el director chileno Sebastián Lelio entre sus miembro, otorgó los premios oficiales de la 69 edici [ ... ]


DiscotecaGrupo mexicano Timbiriche se despide tras 37 años cosechando éxitos
16/02/2019

MÉXICO.- El grupo mexicano Timbiriche, que surgió como un grupo infantil y del que formaron parte artistas ahora consolidadas como Thalía o Paulina Rubio, se despide definitivamente de sus fans de  [ ... ]


Trabajo

OIT: Desempleo en América Latina bajó a 8% en el 2018
14/02/2019

El desempleo en América Latina cayó a 8% en el 2018, una décima menos que en el 2017, y se estima que el porcentaje de personas sin trabajo retroceda hasta el 7,8% en el 2020. Así lo revela el informe “Perspectivas Sociales y del Empleo en el Mundo” p [ ... ]


Prensa

Plantón nacional este martes 19: Justicia para Hugo Bustíos
18/02/2019

Este martes 19 de febrero a las 6 de la tarde todas las asociaciones provinciales de la ANP a lo largo de todo el país se unirán al plantón contra la impunidad convocado por Comisedh Derechos Humanos y  CNDDHH Perú con el fin de exigir justicia para Hugo  [ ... ]


Opinión

Freelancers demandan un pago más justo y un mejor trato
14/02/2019

Unos 800 periodistas han firmado una carta abierta en la que se exige poner fin a las prácticas de pago precarizantes e injustas que dañan los medios de vida de los freelancers. Lanzada por la periodista Anna Codrea-Rado el 5 de febrero pasado, aparece justo [ ... ]


Tecnociencia

La ONU busca beneficiarse de la inteligencia artificial
14/02/2019

Las innovaciones tecnológicas que lleva adelante la ONU incluyen inteligencia artificial (IA), aprendizaje automático, traducciones automáticas y robótica, entre otras. Pero estas pueden llegar a reducir puestos de trabajo y es necesario preparar a los jó [ ... ]